BIENVENIDOS A LA ALERTA OVNI 2012

¿Estás dispuesto a participar en una experiencia única e inolvidable?
La noche del próximo 9 de junio miles de ojos de todo el mundo tendrán como único objetivo otear el firmamento en busca de un sueño... ¿Nos acompañas?

PEQUEÑA GUÍA DE OBSERVACIÓN

Consejos útiles antes de comenzar la observación, por Alberto Jiménez (Observatorio Astronómico de Borobia)

- Llevar ropa de abrigo. Sea cual sea la latitud en la que nos encontremos a medida que avanza la noche, si el cielo está despejado, la temperatura baja y es aconsejable llevar buena ropa de abrigo.

- Llevar algo para comer y beber. Se trata de hacer una observación cómoda. Llevaremos pues algo de bebida y alimento para calentar el cuerpo durante las cuatro horas que vamos a estar al aire libre. Si disponemos de una hamaca para tumbarnos en posición de vez en cuando tanto mejor.

- Llevar linternas, frontales o leds de luz roja. La luz blanca o azul nos deslumbrará e impedirá ver el firmamento con claridad. Para evitarlo llevaremos linternas o aparatos con luz roja que nos permitirán movernos por el lugar de observación o consultar el planisferio sin contaminarlo lumínicamente y garantizando por tanto la calidad de observación. Para las linternas o frontales basta con recubrir el foco de salida de luz con un papel de celofán rojo, a ser posible doblado para ser más efectivo.

-  Es recomendable proveerse de una carta del cielo de aquella noche. O en su defecto de un planisferio que nos ayudará a reconocer las constelaciones y situar los objetos que observaremos en el cielo.

- Llevar prismáticos o telescopios en el caso de que se disponga de ellos. A primera hora de la noche tendremos sobre nosotros el cielo de primavera en todo su esplendor, con un firmamento que nos ofrecerá un interesante catálogo de objetos que podemos observar con simples prismáticos (7x50 a poder ser) y con telescopios pequeños y del que más adelante ofrecemos una pequeña guía. Por ello es buena idea hacerse con unos prismáticos o en su caso con un telescopio.

La observación del firmamento

Hay que tener en cuenta que el sábado, 9 de Junio, la Luna aparecerá en el cielo sobre la una y media de la madrugada. Eso quiere decir que el cielo permanecerá oscuro hasta aquella hora y que si disponemos de prismáticos o telescopio, esa primera hora y media tendremos la oportunidad de realizar observaciones de cielo profundo, tales como galaxias, nebulosas, cúmulos de estrellas...

En primer lugar aprenderemos a orientarnos en la noche localizando la estrella polar. Para encontrarla hemos de dirigirnos primero a la Osa Mayor, conocida popularmente como “el carro” o “el cazo”. Nos fijaremos en las dos estrellas opuestas al asa del cazo, llamadas Dudbe y Merak y tomando la distancia que hay entre ellas, la multiplicaremos en línea recta aproximadamente cinco veces en dirección a la parte superior del cazo, y ahí encontraremos la estrella polar, y cerca sus compañeras de la osa menor.

A las doce de la noche encontramos en el cielo escorada hacia el oeste la constelación de Leo, la reina de la primavera. Delante de la cabeza del León, hacia el oeste y muy cerca del horizonte se encuentra el cúmulo abierto M44, muy fácil de ver con prismáticos.

Y en la propia constelación de Leo se halla igualmente el planeta Marte, fácilmente reconocible por su intenso brillo y su color rojizo. En nuestra búsqueda de vida, sin duda, es el lugar del Universo más estudiado hasta el momento con resultados infructuosos, pero todavía posibles.

En primavera el polo norte de nuestra Tierra coincide con el de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Como ésta es más o menos plana cuando miramos hacia el firmamento durante esta época del año hay pocas estrellas que se interpongan entre nosotros y otras galaxias por lo que resulta una estación propicia para ver precisamente galaxias.

Si disponemos de un telescopio de aumentos podemos intentar localizar en Leo las galaxias M65 y M66, que aparecerán en el mismo ocular.

Podremos reconocer otro planeta de menor brillo en la cercana constelación de Virgo. Se trata de Saturno. Con un telescopio pueden verse dos de sus lunas más interesantes: Titán y Encélado, ambas candidatas a tener vida.

Programas de observación astronómica

Para consultar el cielo de la noche podemos bajarnos de internet varios programas gratuitos que usaremos en labores de planisferio. Se trata de Stellarium, Skymap y Cartes du ciel

Para la observación y estudio detallado de la Luna podemos bajarnos el Virtual Moon Atlas, sin duda el mejor programa sobre nuestro satélite que nos permitirá reconocer todos y cada uno de sus accidentes.

Para conocer los satélites artificiales y demás eventos que se presentarán en el cielo durante aquella noche pueden consultarse dos páginas gratuitas de internet: www.heavens-above.com y www.calsky.com.

Primero, eso sí, hay que configurarlas con el lugar donde vamos a hacer la observación, pero es una tarea sencilla...

También resultan útiles algunas aplicaciones para móviles que han sacado algunas compañías. Hay una aplicación de planetario para móvil (Android) que podemos encontrar en  www.google.com/mobile/skymap/ y que nos permite reconocer las constelaciones simplemente dirigiendo el móvil hacia el cielo. Otra aplicación para móvil que puede resultar muy interesante para la jornada es un localizador de aviones que nos dice que vuelo es, de donde viene y el lugar a donde se dirige y que encontraremos en  http://my.pinkfroot.com/page/plane-finder-iphone.

Por último, y para aquellos que vivan en el mar también hay un localizador de barcos, que nos permitirá identificarlos y no confundirlos con objetos extraños: www.localizatodo.com/mapa/

Otros programas de planetario para teléfonos móviles

Programas astronómicos gratuitos para teléfonos con Windows mobile, Symbian, Android y para el Iphone. (Hay muchos más, algunos de pago).

Windows Mobile:
- Tachyon. http://nomadelectronics.com/default.aspx.

Symbian:
- Mobile star Chart. http://mobilestarchart.sourceforge.net/
- Sideralis. http://sideralis.free.fr/

Iphone:
- Stellarium. http://itunes.apple.com/us/app/stellarium/id382624365

Android:
- Mobile Sky Mapping. Consultar en: Google Mobile Blog  


La primera (la vernos más separada el planeta que el resto en la dirección hacia donde apuntan los anillos) cuenta con atmósfera, zonas de tierra y mares, aunque en éste caso estén compuestos de hidrocarburos líquidos. La segunda (se encuentra en la parte superior izquierda del anillo de Saturno y) contiene un mar de agua líquida bajo su superficie helada, donde hay condiciones de habitabilidad.

Conviene en este punto intentar unir con una línea imaginaria en el cielo las estrellas Spica, en Virgo, Arcturus en el Boyero y Denebola, literalmente la cola del León, que forman un triángulo equilátero casi perfecto: el Triángulo de Primavera. Cerca del cénit hallaremos la constelación de Hércules. Merece la pena localizar entre sus estrellas el cúmulo globular M13, el que mejor se ve desde el hemisferio norte. Se trata de una concentración de más de un millón de estrellas, en las afueras de nuestra galaxia. Y es precisamente el lugar donde se envió el famoso mensaje de radio del año 1974 desde el radiotelescopio de Arecibo con el fin de que pudiera ser recibido por una civilización extraterrestre y quién sabe, si contestado.

Es una pena que la luna salga tan pronto pues tenemos ante nosotros también el cielo de verano con constelaciones llenas de interesantes objetos. Si volvemos nuestra vista hacia el este podremos distinguir la estrella más brillante del verano: Vega, en la constelación de la Lira, y debajo de ella Deneb, en la cola del Cisne (constelación en forma de cruz también llamada la Cruz del norte) y Altair, la más brillante del Águila. Las tres forman el Triángulo de Verano.  Con prismáticos puede verse fácilmente en la Lira una estrella doble, que en realidad es cuádruple, llamada “la doble doble de la Lira”.

Seguramente la Luna no nos dejará ver mucho más, pero si nos deja, con un telescopio podemos buscar las nebulosas planetarias del Anillo, en la Lira, y de las Pesas en La Flecha. En verano, además podemos apreciar con claridad ese brazo de la Vía Láctea que atraviesa el cielo y que llamamos popularmente “camino de Santiago”. Pues bien, ese brazo está repleto de nebulosas y cúmulos de estrellas y nos conduce hacia el sur, donde se encuentra precisamente el centro de nuestra galaxia. Allí hemos de mirar, cerca del horizonte, entre las constelaciones de Ofiuco, el Escorpión y Sagitario para ver el lugar donde se encuentra el centro de la Vía Láctea. No esperemos verlo pues una banda de polvo galáctico y una gran distancia nos lo impiden. Si podremos ver en cambio en las constelaciones citadas (usando aumentos) multitud de cúmulos abiertos, cúmulos globulares y nebulosas (M8, M17, M22, etc.)

La luna aparecerá sobre la una o una y media, dependiendo de la latitud del lugar de observación. A partir de esa hora sólo se verán en el cielo objetos verdaderamente brillantes pues la luz que refleja nuestro satélite es tan poderosa que apaga el brillo del resto de objetos del cielo. Veremos pues, las estrellas más brillantes, los planetas, y desde luego, la Luna que podremos disfrutar con pocos, muchos o sin ningún aumento.

Satélites artificiales que veremos surcando el cielo

Desde el principio estaremos preparados y con los ojos bien abiertos puesto que a las 00:08 veremos pasar un satélite artificial por la constelación de Lacerta. Se trata del Iridium 40 que con magnitud 1,7 no será demasiado brillante pero sí reconocible. Aparecerá como una luz brillante en el cielo para luego desaparecer. Su azimut en nuestro lugar de observación será de 38,7º NE y su altitud de 17,6º.

A las 12 y cuarto (00:15:42) podremos ver otro más, el Iridium 98, un satélite artificial que podría ser confundido por un Ovni. Aparecerá en la misma constelación de Lacerta con un brillo importante: - 2,9. (Las magnitudes negativas son más luminosas que las positivas) En nuestras coordenadas de Borobia aparecerá en un azimut de 39,7º NE y una altitud de 18,9º.

A las 00:17 aparecerá en la misma constelación de Lacerta el Iridium 39 con magnitud -0,3. Su azimut en Borobia será de 39,9º NE y 21,5º de altitud. Permaneceremos sin quitar ojo al cielo pues a las 00:41 podremos descubrir en el firmamento la Estación Espacial Internacional (ISS), que aparecerá en un azimut 288,8º WNW (Oeste Noroeste) y llegará alcanzar una magnitud de -0,2, manteniéndose visible durante diez minutos. Un nuevo paso de la ISS tendrá lugar a las 2:18 con una magnitud similar y dirección Noroeste (NW)- Norte Noreste (NNE).

A las 3:30 tenemos un nuevo satélite. En este caso se trata del IGS OVS que con magnitud 0,3 podremos verlos en un azimut 105,8º ESE y altitud de 37,4º, en la constelación de Pegaso.

Y para despedirnos veremos de nuevo la Estación Espacial Internacional que aparecerá en el horizonte por el Noroeste (azimut: 307,2 NW) unos minutos antes de las cuatro de la madrugada (03:55:18) con poco brillo para ir aumentando su magnitud hasta la brillantísima -3,2º hasta desaparecer por el este sureste (ESE). Un notable final para nuestra observación, sin duda.

A tener en cuenta: Los parámetros y coordenadas que se ofrecen pueden sufrir alguna variación de aquí al 9 de Junio, pues tanto la Estación Espacial Internacional (ISS) como otros satélites encienden sus motores cada cierto tiempo para corregir sus órbitas. De hecho, una pequeña variación en el cielo supone un cambio importante en sus coordenadas. Conviene por ello revisarlas en vísperas cercanas a la fecha de observación.

Lluvias de estrellas

A pesar de tenemos lluvias de estrellas (es decir, entrada de polvo cometario en nuestra atmósfera) a lo largo de todo el año, lo cierto es que los primeros días de Junio esta entrada de polvo remite y no tenemos ninguna lluvia de meteoritos señalada. La última correspondiente a las Eta Líridas tendrá su radiante el 17 de Mayo y la siguiente, las Bootidas de Junio, el día 27 de dicho mes, por lo que si observamos algún meteoro en el cielo procederá de una de estas constelaciones.

EFEMÉRIDES ASTRONÓMICAS

Noche del 9 de junio de 2012, por Miguel Gilarte (Observatorio Astronómico de Almadén de la Plata)

Nota: los datos que se indican, son para Sevilla, difieren poco con respecto a ciudades del norte de España.

Se entiende que hay que observar el fenómeno lejos de las luces de las ciudades para poder apreciar cuanto se detalla en este escrito y es esencial que tengamos el horizonte despejado de obstáculos como árboles y montañas.

Si no se indica, los datos que se dan, son para el comienzo de la alerta, a la 1,00 horas de la noche 9 de junio de 2012.

Luna

Faltarán dos días para el cuarto menguante, a una distancia de 378.000 km, hará su aparición sobre el horizonte E sobre la 1,00 de la madrugada de la noche del 9.

Planetas visibles

Saturno: Visible desde el comienzo de la alerta al SW, se oculta sobre las 04,30 horas. Saturno muy próximo a la estrella Espiga, alfa de la constelación de Virgo, que se encuentra a pocos grados al S de Saturno y prácticamente con el mismo brillo, ambos rozan la magnitud visual 1. Mientras más bajo sea el número de la magnitud, más brilla un astro. De forma que una estrella de magnitud 1 brilla 2,512 veces más que otra de magnitud 2, una de magnitud 1 brilla 2,512x2,512 veces más que otra de 3ª magnitud y así sucesivamente.

Marte: Al comienzo de la alerta se encuentra próximo al horizonte W. Se oculta sobre las 02h 45m. Es aún más brillante que Venus y Espiga, de magnitud visual 0,6. Se localiza como una estrella muy brillante y roja, al S de la constelación de Leo. Durante la alerta de 1 a 4 de la madrugada, no aparecerán más planetas visibles a simple vista.

Estrellas

Al comienzo de la alerta, Justo al S y no muy lejos del horizonte, se distingue una estrella brillante (de magnitud 1 igual que Saturno) indiscutiblemente roja llamada Antares, estrella alfa de la constelación de Escorpión, que recorta su figura hasta el mismo horizonte. Antares significa el rival de Marte, por su color rojo y brillo similar al planeta. Es una supergigante  700 veces más grande que el Sol, colocada en el lugar del Sol, llegaría hasta la órbita de Marte. Situada a 550 años luz.

Más brillante aún que Antares, se encuentra la estrella Arturo (de magnitud 0,15). Es la estrella más brillante al N de Saturno. Se localiza en constelación de Boyero. Es una estrella naranja y próxima, a 37 años luz. Es gigante, 26 veces más grande que el Sol. Una forma de localizar Arturo, es continuar la trayectoria curva de la cola de la Osa Mayor, la estrella más brillante que nos encontremos por el camino, es Arturo.

Al comenzar la alerta y mirando hacia el E, se localiza el denominado triángulo del verano, al término de la alerta, sobre las 04 h se encontrará muy alto, sobre nuestra cabeza. El triángulo está compuesto por tres estrellas brillantes, las más brillantes de sus constelaciones: Vega de la constelación de Lira de magnitud 0,0 (es la estrella más brillante del cielo esa noche). Altair, de la constelación del Águila, de magnitud 0,75 y Deneb, en la constelación del Cisne o Cruz del norte, con una magnitud de 1,25.

Vega es la segunda estrella más brillante del cielo norte tras Arturo, unas 2 veces mayor que el Sol. Es blanca con matices de azul, muy joven. Es una de las más cercanas, a 25 años luz. A su alrededor hay un disco de polvo que puede provocar, si no lo ha hecho ya, la aparición de planetas, tal y como se formara nuestro Sistema Solar. Hace 14.000 años, Vega fue nuestra estrella Polar.

Altair: Se trata de una estrella muy próxima, a sólo 16 años luz, también muy joven, con sólo 650 millones de años de vida. Es una de las estrellas grandes que más rápidamente giran, lo hace sólo en 6 horas mientras que nuestro Sol emplea unos 30 días. Es unas 4 veces más grande que el Sol.

Deneb: Se trata de la estrella más lejana que podemos ver a simple vista y además es una de las más brillantes del cielo. Es una estrella supergigante blanca situada a 1.500 años luz. Es 115 veces más grande que el Sol. Gira sobre sí muy lentamente, a razón de una vez cada medio año. Hace 18.000 años fue nuestra estrella Polar, a sólo 7º del polo norte.

Durante la alerta de 1 a 4 de la madrugada, no saldrán estrellas más brillantes de las comentadas.

Lluvias de estrellas fugaces

Ninguna de las lluvias de estrellas fugaces en su máxima actividad coincide con el día 9 de junio, no obstante será posible ver estrellas fugaces de algunas de las siguientes lluvias especialmente de las Iota-Escórpidas o Líbridas, que en cualquier caso no destacan por ser importantes:

Nombre                     período de actividad     Máximo de la actividad

Ophiúchidas Sur

13/05 al 26/05

20-may

Tau-Hercúlidas

19/05 al 14/06

03-jun

Omega-Escórpidas

23/05 al 15/06

04-jun

Escorpio/Sagitáridas

15/04 al 25/07

04-jun

Chi-Escórpidas

24/05 al 20/06

05-jun

Gamma-Sagitáridas

27/05 al 13/06

06-jun

Ariétidas Día

29/05 al 19/06

07-jun

Zeta-Perséidas

01/06 al 17/06

07-jun

Iota-Escórpidas

30/05 al 18/06

08-jun

Líbridas

08/06 al 09/06

08-jun

Theta-Ophiúchidas

04/06 al 15/07

13-jun

Líridas de Junio

11/06 al 21/06

16-jun

 

 

 

Las estrellas fugaces o meteoros, que suelen ser del tamaño de un grano de arroz, producen un destello en ocasiones tan brillante o más que los planetas a su entrada en la atmósfera. Pero solo son visibles durante una fracción de segundo. Algunas veces la duración del acontecimiento dura algunos segundos y se puede ver una estela que persiste en el cielo. Con unos prismáticos la duración es más prolongada. En otras ocasiones el meteoro estalla y rara vez podemos oír el silbido de su paseo por la atmósfera.

Cometas:
En principio no hay constancia de que se puedan ver cometas a simple vista, aunque habrá que esperar a que se acerque la fecha.

Reconocimiento de aviones y satélites artificiales

Aviones:

Los aviones llevan entre otras, dos luces de color rojo y verde una en cada ala. La roja está a la izquierda, la verde a la derecha. Son luces de anticolisión también denominadas de navegación, con las que otro piloto puede saber si el avión viene o se aleja, también lleva una luz blanca en la cola.
Las luces estroboscópicas blancas que se encienden y se apagan con gran potencia como si fueran flash, se emplean normalmente cuando las condiciones meteorológicas no son aceptables.

El resto de luces de los aviones, se utilizan por lo general cuanto aterrizan, despegan o permanecen en la pista, por lo que no es interesante para la alerta OVNI.

Satélites:

A diferencia de los aviones, y por lo general, los satélites artificiales, presentan una luz constante y no parpadeante, que reflejan gracias al Sol. Se suelen ver durante poco tiempo en el cielo, ya que al poco de ser visibles entrarán en la sombra que proyecta la Tierra y se van apagando progresivamente. El grupo de satélites que más se hacen visibles, son los denominados Iridium, un proyecto de 66 satélites. Estos satélites poseen cada uno tres grandes antenas planas muy reflectantes, de modo que cuando incide la luz del Sol sobre una de ellas, produce un gran destello momentáneo.

La Estación Espacial Internacional, que se observa durante el amanecer o el ocaso, se hace más brillante que la estrella Sirio, la más brillante del cielo y se puede contemplar por un largo período de tiempo.